La mejor práctica para aplicar gel de alcohol

Aplica gel de alcohol al 60% en tus manos de la manera correcta para asegurarte de su efectividad. 


Debido a la pandemia de COVID-19, es necesario como manera preventiva tener un constante lavado de manos ya sea con agua y jabón o aplicando gel en alcohol.

Las manos y el tacto pueden ser una de las formas más comunes de transmisión de microorganismos que pueden conducir a la propagación de infecciones y enfermedades. 

A la luz del COVID-19, los geles de alcohol para manos se han convertido en un elemento básico en muchos hogares y lugares de trabajo.

Cuando se aplica correctamente, el desinfectante de manos es una de las formas más efectivas de lavarse las manos rápidamente mientras te encuentras en movimiento, ya que destruye las bacterias de las manos. 

Sin embargo, para que el gel funcione, se necesita rutina minuciosa para garantizar que el producto se distribuya completamente en tus manos.

Te recomendamos Preguntas frecuentes sobre el COVID-19.

¿Qué es el gel de alcohol?

Los desinfectantes de manos pueden adoptar formas líquidas, en gel, en aerosol o en espuma, lo que brinda muchas opciones para cada entorno de trabajo o uso personal.

El gel de alcohol es una forma de desinfectante de manos y es una excelente alternativa si no se dispone de agua y jabón.

Para ser más eficaz y para matar los gérmenes dañinos, debe contener al menos un 60% de alcohol

Antes de usar, lee la etiqueta del producto para asegurarte que estas aplicando la cantidad correcta.

Cómo aplicar correctamente el gel con alcohol

La aplicación de desinfectante para manos también es vital para garantizar que sus manos se limpien profundamente. 

Todo el proceso debería tardar entre 15 y 30 segundos.

Comienza aplicando una pequeña cantidad, 3 ml aproximadamente, en la palma de una mano, luego frota ambas palmas juntas mientras entrelaza los dedos. 

Luego, distribuye el producto en el dorso de cada mano, asegurándose de enfocarte en los pulgares, las yemas de los dedos y extenderlo también hacia la muñeca. 

Deja que el gel se seque en todas las superficies de sus manos antes de tocar cualquier otra cosa por completo. 

A pesar de sus beneficios, el gel de manos sólo debe usarse en los casos en que no se pueda acceder al agua y al jabón. 

No debe usarse como reemplazo del lavado de manos antibacteriano, especialmente en circunstancias en las que las manos están visiblemente sucias. 


Muchos estudios muestran que los desinfectantes para manos funcionan bien en entornos clínicos, como hospitales, donde los gérmenes se encuentran comúnmente.