3 formas de hacer un autoexamen de mamas

autoexamen de mamas

Las muertes por cáncer de mama han ido disminuyendo desde 1990 gracias a la detección temprana debido a la mayor conciencia de la importancia de la realización de autoexamen de mamas. 

Además, existen mejores exámenes clínicos para la detección y nuevas opciones de tratamiento.

Por lo general, el cáncer de mama no se puede prevenir, pero la autoexploración puede aumentar las probabilidades de detectar el cáncer de mama antes de que se propague.

Visita nuestro directorio médico.

¿Por qué es importante la autoexploración de mamas?

Un autoexamen de los senos te ayuda a conocer tus senos y comprender el aspecto y sensación normal de tus senos.

Si notas un cambio que parece anormal o si notas que un seno es diferente en comparación con el otro, consulta con tu médico.

¿Cómo se debe realizar un autoexamen de mamas?

Autoexamen de mamas en la ducha

Con las yemas de los 3 dedos medios, revisa toda el área de los senos y axilas presionando hacia abajo con una presión ligera, media y firme. 

Revisa ambos senos cada mes para detectar cualquier bulto, engrosamiento, nudo endurecido o cualquier otro cambio en los senos.

Autoexamen de mamas delante de un espejo

Inspecciona visualmente tus senos con los brazos a los lados. 

A continuación, levanta los brazos por encima de la cabeza.

Busque cambios en el contorno, hinchazón u hoyuelos en la piel o cambios en los pezones. 

A continuación, apoya las palmas de las manos en las caderas y presiona firmemente para flexionar los músculos del pecho. 

Los senos izquierdo y derecho no coincidirán exactamente; los senos de pocas mujeres lo hacen, busca hoyuelos, arrugas o cambios, particularmente en un lado.

Autoexamen de mamas acostada

Al acostarse, el tejido mamario se extiende uniformemente a lo largo de la pared torácica. 

Coloca una almohada debajo de tu hombro derecho y tu brazo derecho detrás de tu cabeza. Con la mano izquierda, mueve las yemas de los dedos alrededor del seno derecho cubriendo suavemente toda el área del seno y la axila.

Utiliza una presión ligera, media y firme. Aprieta el pezón; Comprueba si hay secreciones y grumos. Repita estos pasos para tu seno izquierdo.